/ Sin categoría /

Claves para un aliento fresco

A continuación ofrecemos algunos consejos para ayudar a solucionar el problema del mal aliento.
Compartí la nota

3-Malaliento650

Lo primero que debemos hacer cuando identificamos un problema de mal aliento – sobre todo si persiste con los días- es visitar al odontólogo para que pueda determinar el origen y encontrar el mejor tratamiento. Entre las causas más comunes se encuentra: la mala higiene, caries, la enfermedad periodontal, gingivitis (encías que sangran), la ingesta de alimentos –como ajo o cebolla- el consumo de alcohol, los cigarrillos y la escasa ingesta de líquido.

Aliento agradable, todos los días

Un aliento fresco está relacionado con dientes limpios y sanos. Esto implica realizar una higiene oral correcta dos veces al día con el cepillo adecuado y crema dental con agente antibacteriano y flúor. El cepillado debe considerar  la cara interna, la externa y la superficie de masticación de los dientes, prestando especial cuidado a zonas de difícil acceso como zonas posteriores y interdentarias. Sin embargo, con esto sólo no alcanza. El aliado del cepillo y la crema dental es el hilo dental, que logra  limpiar el punto de contacto de los dientes, donde se acumulan restos de alimentos que sin él sería imposible remover. Para utilizarlo de la forma correcta se debe cortar 45 cm de hilo e introducirlo con suavidad entre los dientes hasta llegar a la encía. Una vez que lo retiramos, movemos el hilo para introducir una parte limpia entre otros dientes, y así sucesivamente. Consultá a tu odontólogo para que supervise su uso.

Otro aspecto muy importante que no debemos descuidar es la lengua donde se alojan bacterias que en presencia de restos de comida  causan mal olor. Para eso se recomienda utilizar cepillos con limpiador de lengua. Está comprobado científicamente que el cepillado de la lengua, los dientes y el uso del hilo dental reducen el mal aliento.

 

Cómo elegir el cepillo

Para poder llegar a todas las piezas dentales y también limpiar la lengua se puede adquirir el cepillo dental Colgate 360 con limpiador de lengua en la parte posterior. Para su mejor utilización se recomienda cepillar primero los dientes superiores e inferiores con la crema dental y una vez terminado este paso dar vuelta el cepillo y pasar el limpiador sobre la lengua. El movimiento correcto para limpiar la lengua  es deslizar el cabezal del cepillo desde el área posterior de la lengua hacia la sección frontal. Una vez que la lengua esté limpia es importante enjuagar el cepillo para remover las bacterias.

El toque final   

Para terminar el proceso de limpieza y sentir un aliento perfecto es conveniente realizar un buche con enjuague bucal antiséptico, que barrerá con todas las bacterias de la boca y profundizará el olor a menta. 3-Malaliento650

ENCUESTAS

¿Con qué frecuencia visitás a tu odontólogo?

Loading ... Loading ...