/ Encías Saludables /

¿Qué es la gingivitis?

Lo que comienza como una simple inflamación de las encías, en etapas avanzadas de la enfermedad puede terminar con la pérdida de una pieza dentaria. Por eso es importante saber en qué consiste y cómo prevenirla.
Compartí la nota

gingivitis-

La gingivitis es la inflamación de la encía. La causa directa de este problema es la placa que se deposita sobre los dientes y los tejidos blandos que los rodean: una película  pegajosa e incolora formada por bacterias. Para barrerla se necesita del cepillado diario (cepillo y crema dental) y del uso del hilo dental. Si por el contrario no realizamos un correcto control de la placa la encía se inflama por acción directa de las bacterias.

Síntomas de la enfermedad

Para detectar si padecemos gingivitis hay que observar el aspecto de la encía. Si está roja, hinchada, sensible, brillosa y sangran con el cepillado tenemos gingivitis. Otro posible síntoma de esta enfermedad es el mal aliento y mal sabor en la boca. La encía sana es rosada pálida, graneada, no sangran y se adaptan al borde de los dientes. Por eso, si se detectan síntomas de gingivitis,  es muy importante consultar con al odontólogos para revertir la inflación.

 

Etapas de la enfermedad periodontal

Se clasifican de tres formas: gingivitis, periodontitis y periodontitis avanzada.

La gingivitis es la primera etapa de la enfermedad y consiste en la inflamación de las encías. Esta es provocada por la acumulación de placa y toxinas que irritan los tejidos gingivales. Es en este punto cuando observamos sangre tras el cepillado o el uso del hilo dental. Si detectamos la enfermedad en este punto, se puede revertir porque el hueso y el tejido conectivo que sostiene los dientes todavía no está dañado. Se revierte con un correcto cepillado.

La periodontitis es el siguiente estadio de la enfermedad y presenta daños irreversibles en el hueso y las fibras que sostienen los dientes. En esta etapa se forma una bolsa debajo del borde de las encías donde se acumulan los alimentos y la placa. El tratamiento y la correcta higiene en el hogar pueden prevenir que la enfermedad empeore. Esta enfermedad debe ser controlada por el periodoncista.

La última etapa es la periodontitis avanzada, cuando se destruyen las fibras y el hueso que sostiene los dientes. Esto hace que se desplacen o se aflojen las piezas dentales y que la mordida se vea afectada. Si no se realiza ningún tratamiento se pueden perder los dientes.

 

Prevención

Aunque parezca una frase hecha, la mejor forma de tener una boca saludable es cepillarse los dientes y utilizar hilo dental todos los días, al menos dos veces. Así eliminamos la placa, prevenimos la caries y muchísimos males que pueden padecer los dientes. Si no limpiamos nuestra boca correctamente debemos acudir al dentista para realizar una limpieza profunda.

Además del cepillado, la alimentación y los controles anuales con el dentista también son importantes para la salud bucal.

 

Tratamiento

La primera etapa de la enfermedad puede revertirse con una correcta higiene bucal, mediante el cepillado diario, el uso de hilo dental y enjuague bucal. También es importante acudir al dentista para una limpieza en profundidad que pueda eliminar el sarro.

Si la enfermedad está  más avanzada es probable que el dentista –o el periodoncista- realice un alisado de raíces y prevenir así el depósito de la placa.

El control con el dentista es clave para combatir esta enfermedad.

 

Alimentos y encías

Lo que comemos, además de repercutir en nuestro cuerpo, también es clave en la salud de nuestra boca. Al parecer los lácteos, el té verde, el té negro y las frutas y verduras ricas en vitamina C son buenos aliados de las encías.

Investigadores de Japón realizaron un estudio en un grupo de 950 adultos para determinar si el consumo de lácteos con ácido láctico –leche, yogurt y queso- disminuía el riesgo de padecer enfermedad de las encías. Los resultados permitieron concluir que quienes consumían 55 gramos o más de yogurt o bebidas con ácido láctico presentaban menos casos de enfermedad periodontal. Esto podría deberse al beneficioso efecto de las bacterias lactobacillus.

Otro estudio realizado en Japón concluyó que el consumo de té verde favorece la salud de las encías por sus propiedades antiinflamatorias.

Por su parte, investigadores de Estados Unidos sostienen que el té verde –sin azúcar, limón, ni leche- suprime el crecimiento de las bacterias que ocasionan los ácidos y la caries en la boca.

Las verduras y frutas con altos contenidos de vitamina C como los cítricos, las frutillas, el kiwi, los tomates, los pimientos y el brócoli favorecen la salud de las encías.

 

Encías y afecciones cardíacas

Estudios realizados aseguran que existe una correlación entre la enfermedad de las encías y las afecciones cardíacas. Al parecer la conexión entre ambas se debería a que la enfermedad de las encías puede hacer que las bacterias ingresen al torrente sanguíneo.

La Dirección General de Salud Pública de Estados Unidos sostiene que una buena salud bucal es esencial para la salud general de los individuos. El cepillado diario, la limpieza con hilo dental y las visitas anuales al dentista son fundamentales para cuidar la boca.

 

ENCUESTAS

¿Con qué frecuencia cambiás tu cepillo de dientes?

Loading ... Loading ...