/ Higiene Bucal /

Cepillado, paso a paso

Conocemos la importancia de una boca sana, pero para eso es importante saber cómo utilizar el cepillo. En esta nota te contamos cuál es la forma correcta de barrer con las bacterias.
Compartí la nota

2-SALUD BUCAL- limpieza 2

 

Los instrumentos de limpieza

Aunque podemos pensar que es lo más fácil del mundo, el cepillado tiene una técnica específica que hay que seguir y herramientas precisas para llevarlo a cabo. El elemento más importante es el cepillo de dientes, una pieza que variará en la dureza de sus cerdas y su tamaño dependiendo del tipo de dientes. Para saber cuál debemos utilizar es importante realizar una visita al odontólogo.

Generalmente, los cepillos más recomendados por los especialistas para eliminar la placa y los restos alimentarios son aquellos que tienen cerdas suaves y que son pequeños. ¿Por qué? Porque el cabezal pequeño permite una mejor llegada al fondo de la boca, donde están los dientes posteriores y donde los restos son más difíciles de limpiar.

Algo muy importante que debemos tener en cuenta es que los cepillos de dientes no son eternos. Esto quiere decir que para que funcionen al 100% sus cerdas deben estar en buenas condiciones, porque si están gastadas no cumplirán su función. El tiempo estimado de durabilidad del cepillo es de tres meses, e incluso después de resfríos y gripes se recomienda desecharlos ya que los gérmenes pueden permanecer en él.

Otra pieza clave del cepillado es la pasta dental. Al igual que el cepillo, la pasta debe ser la adecuada para cada tipo de boca. Es importante que el odontólogo nos ayude a elegir la que mejor se adapte a nuestros dientes. Hoy en día existen pastas dentales diseñadas para prevenir caries, gingivitis, sarro, sensibilidad dental y dientes manchados.

La técnica correcta

¿Sabías que el cepillado tiene un tiempo específico de duración? Para que la limpieza sea eficaz el tiempo que el cepillo pasa por nuestros dientes –y sobre todas sus caras- debe ser de dos minutos, algo que pocas veces se cumple en la práctica. Los 120 segundos es la cantidad necesaria calculada para que podamos pasarlo por la cara interna, la externa, los molares y la lengua. Por eso, para verificar que nos cepillamos correctamente es conveniente cronometrar el tiempo que tardamos, o escuchar alguna canción que tenga esa duración.

La forma correcta de cepillarse es mediante movimientos cortos y suaves, cuidando la línea de la encía, los dientes posteriores y las zonas que presentan reparaciones.

Lo primero que hay que cepillar son las superficies externas de los dientes superiores y luego las de los dientes inferiores. Para eso, el cepillo debe inclinarse en un ángulo de 45° contra el borde de la encía y se lo debe deslizar alejándolo del borde y hacia adelante.

A continuación se debe cepillar las superficies internas de los dientes superiores e inferiores. Esto debe hacerse con suavidad y con movimientos cortos hacia atrás.

Por último, se recomienda pasar el cepillo por la lengua para eliminar bacterias y refrescar el aliento.

Al finalizar el cepillado es conveniente utilizar hilo dental y enjuague bucal para profundizar la limpieza.

ENCUESTAS

¿Con qué frecuencia visitás a tu odontólogo?

Loading ... Loading ...