/ Niños /

La salud dental de los más chicos

¿Es malo el chupete? ¿Cuál es la frecuencia con la que deben ir al dentista? ¿Cómo cuido sus dientes de las golosinas y el azúcar? ¿Va a necesitar un mantenedor de espacio? Estos y algunos otros interrogantes van a ser comentados en esta nota
Compartí la nota

12-nota-650

Los dientes de los niños deben comenzar a cuidarse desde que son bebés. Aunque  parezca extraño, los pequeños dientes frontales –si no son cuidadosamente higienizados- pueden presentar la caries de biberón. ¿Por qué ocurre esto? Cuando se le da a un niño una mamadera cargada con líquidos endulzados y se lo deja por períodos prolongados se crea un ambiente favorable a las bacterias de la boca. Ellas utilizan estos azúcares como alimento y producen ácidos que dañan los dientes quitando su esmalte, lo que los vuelve indefensos frente a la caries. Por eso no se recomienda darle al bebé biberones con líquidos endulzados ni dejar que se duerma con el biberón varias veces al día.

Para prevenir la caries de biberón se sugiere lo siguiente:

- Después de las comidas limpiá las encías de tu bebé con una venda de gasa. Cuando aparezca el primer diente iniciá el cepillado con un cepillo suave. Limpiá y frotá las encías en las áreas donde todavía no hay dientes. A los dos años de edad –cuando generalmente tienen todos los dientes- debés ser muy insistente en los tiempos de cepillado.

- No dejes que tu bebé se duerma con la mamadera. Especialmente si contiene leche, jugo de fruta, gaseosa o cualquier líquido endulzado. Si querés darle el chupete por la noche o en la hora de la siesta, nunca lo untes en algo dulce. Dáselo limpio.

- En lo posible, evitá llenar el biberón con bebidas azucaradas.

- Hacé la primer visita al dentista cuando tu hijo cumpla un año, o antes para que puedas saber si la salida de sus dientes está en la cronología correcta.

 

Otros interrogantes que pueden surgir en la crianza del niño y que se relacionan con su boca son: ¿Qué hacer si se chupa el pulgar?, ¿Puede usar chupete?

Generalmente los niños se chupan el dedo pero dejan de hacerlo cerca de los dos años. Esto es algo normal, sin embargo si pasada esa edad continúa con el hábito, es conveniente erradicarlo a los 4 años. ¿Por qué? Porque después de los 4 años puede afectar su mordida y la posición de sus piezas dentales.

Con respecto al chupete es muy importante que no se lo sumerja en azúcar, miel, dulce de leche o líquidos azucarados. Al igual que con el dedo, sería bueno que el niño deje el chupete a los dos años de edad.

Algo muy importante para tener en cuenta es que los padres del niño deben cuidar sus dientes y encías, porque pueden transmitirle las bacterias de su boca a su hijo. ¿Cómo? Cuando el niño juega y mete la mano en la boca de su mamá o su papá y después se la lleva a su boca, puede transportar muchas bacterias.


Cuidados en niños

Tal como se mencionó antes, los dientes de los niños deben cepillarse a partir de que comienzan a salir. Para hacerlo conviene utilizar un cepillo pequeño de cerdas suaves y realizar movimientos circulares sobre las superficies de los dientes. Cuando el niño tenga edad suficiente para escupir, el cepillo se debe colocar una medida igual a la uña del dedo chiquito del niños  de pasta de dientes con flúor. Cuando alcanza los seis años, el niño está en condiciones de cepillarse los dientes sin necesidad de ser supervisado por los padres.  Cuando el niño tiene 8 años puede comenzar a usar Hilo dental.

Otro aspecto al que hay que prestar atención es a la caída de los dientes y el uso de los mantenedores de espacio. ¿Qué es eso? Cuando los niños pierden un diente por accidente o si se les extrae un diente de leche debido a una caries, puede que necesiten un mantenedor de espacio. Tal como su nombre lo indica, este aparato diseñado a medida por el dentista tiene la función de guardar el espacio para el próximo diente y cumple una función similar a la de los dientes de leche: permite el desarrollo de los dientes, los huesos, los músculos maxilares y además guía al diente permanente hacia su lugar.

Sin embargo el uso o no de un mantenedor de espacio debe ser determinado por el dentista, ya que no todos los niños lo requieren. Los mantenedores de espacio pueden ser removibles o fijos.

Lo más importante para cuidar la salud bucal de los niños es la visita periódica al odontólogo.

 

ENCUESTAS

Si sangran tus encías durante el cepillado, considerás que:

Loading ... Loading ...